MITOS Y LEYENDAS DE ECUADOR # 6 LEYENDAS DE SANTO DOMINGO

Como ya les he dicho antes, la literatura e historia de nuestro país está llena de leyendas y mitos que son parte del folklore ecuatoriano y que cuando eramos niños, nuestros mayores usaban para atemorizarnos y de esta manera lograr un buen comportamiento de nuestra parte, sólo son leyendas, pero ¿quién sabe? , la verdad es que no hay pruebas fehacientes de que estas fueran realidad, los que si creemos en que existe siempre algo sobrenatural, así lo creemos y ha vivido en nuestra memoria desde que tenemos uso de razón. Como no soy un historiador y no hay realmente evidencia de estas historias, me remito a otras personas que como Yo, tenemos un poco de creencia en lo misterioso y lo sobrenatural y aquí les dejo un par de estas leyendas, esta vez de la localidad de Santo Domingo de los Tsachilas en mi país Ecuador, espero que por lo menos se entretengan.

LEYENDA DE LA VIUDA DE SANTO DOMING0
Cuenta la leyenda que se encontró una mujer de aspecto desconocido con una capa negra en las calles de Santo Domingo asustando a la gente. Una señora se acercó a esta viuda que muy humildemente caminaba por las calles, pero entonces, al querer preguntar la hora, ella se llevó la sorpresa de su vida, quedó completamente plasmada con lo que vieron sus ojos. Aquella humilde señora que era viuda y vestía de negro, no tenía ningún rostro de frente porque era nada menos que un esqueleto.
Salió corriendo a los gritos esta mujer que ya no importaba la hora, solamente quería llegar a su casa y no morir antes de poder hacerlo a causa de la parca que es quien pensó que había encontrado. Luego de un tiempo prudencial, un hombre corrió con el mismo destino al querer recorrer las callejuelas de Santo Domingo, debido a estas apariciones que cada vez fueron más es que la llamaron como la Viuda de Santo Domingo.
En Santo Domingo Nadie podía salir de su casa luego de las 7 de la tarde para no cruzarse con la viuda y las casas cerraban muy fuerte sus puertas para que no entre tampoco. Un grupo valiente de jóvenes salieron de cacería para quitarla del pueblo de una vez, pero ella jamás apareció, tampoco lo volvió a hacer nunca más y son muchas las versiones que se cuenta por todo esto, ya que hasta se dice que desapareció dentro del panteón y que por eso no puede volver a las calles.
tomado de: https://leyendascortas.com

EL TSÁCHILA QUE SE CONVIRTIO EN SOL
Cuentan los antiguos en Tásichla, Santo Domingo, que hace muchos, muchos, muchos años, los abuelos de los abuelos podían conversar con los pájaros, en el Cielo donde vivia un enorme tigre de enorme boca, de ojos como los rayos, con garras poderosas y un pelaje muy resplandeciente, pero vivía en la Obscuridad. Un día, el Tigre de la Obscuridad andaba furioso y hambriento y de un solo bocado se comió el Sol y en la Tierra cayeron las tinieblas
Los Tsáchilas (Santo Domingo) vivieron así, en esa larga noche. Se tropezaban unos con otros y se la pasaban todos golpeados y adoloridos, así que decidieron encerrarse en sus hogares y no salir. No podían hacer nada que incluso la comida se escaseaba. Más de una ocasión se escuchaban gritos desesperados de los que eran atacados por las fieras de la selva.
La luna se hallaba confundida por la desaparición del sol, tampoco salía y eso era más grave porque ya no se podia enamorar con su luz nocturna. Los pájaros morían y los ríos empezaron a secarse porque confundida la lluvia sin la guía de los astros celestes, tampoco caía.
Angustiados los Tsáchilas decidieron hacer su propia luz e intentaron hacer fogatas con ramas y alumbrarse con su fuego, pero fue inutil. Pero ellos, los más débiles morían rapido. Mientras el Tigre de la Oscuridad con sus fauces abiertas se acercaba cada vez más a los atemorizados Tsáchilas para devorarlos uno a uno.
Sus pasos se escuchaban muy cerca de sus casas. Viendo el desastre inminente a los sabios ancianos se les ocurrió crear su propio sol. Los Chamanes (brujos) se reunieron y pensaron en convertir a un joven Tsáchila en el poderoso astro.
Así pasaron tres días tristes y sombríos. Al cuarto día su sorpresa fue total, apenas si podían abrir los ojos, una luz incandescente los quemaba y era casi imposible de resistir verlo. Ahí estaba el sol de nuevo, reinando en lo más alto, alcanzando con sus rayos a todos los Tsáchilas. Con todo su esplendor, ahí estaba de nuevo, pero no lograban soportarlo.
Recordaron los ancianos, que el joven tsachila tenía dos ojos y que seguramente estaba alumbrando con los dos. Por lo que sería necesario que alumbrara sólo con uno. Así que lanzando una gran piedra hacia el cielo y lograron su objetivo, pudieron por fin volver a disfrutar de las bondades del rey sol que ahora anda con un solo ojo.
tomado de: http://leyendasdeecuador.blogspot.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s